La historia de Omega Speedmaster

Relojes Omega Speedmaster

El primer cronógrafo Speedmaster vio la luz en 1957, con la referencia CK2915. Con el modelo Speedmaster, la intención de Omega era crear “un nuevo tipo de cronógrafo, diseñado para la investigación, la industria y el deporte”. Pero el destino tenía otros planes...

En 1962, la NASA hace una selección de las manufacturas relojeras más importantes del mundo y sus mejores modelos con el objetivo de equipar a los astronautas con cronógrafos de gran precisión, resistentes, con una buena visibilidad y fiables. Numerosos cronógrafos de todas las marcas se sometieron a una batería de pruebas muy exigentes: el Speedmaster de Omega fue el más resistente.

Sin embargo, no fue hasta 1965 cuando el Speedmaster obtuvo la homologación oficial por parte de la NASA para todas las misiones espaciales tripuladas: “Flight Qualified by Nasa for all manned space missions”. Antes de esto fue sometido a pruebas de ingravidez, campos magnéticos, golpes, vibraciones y temperaturas realmente extremas.

El 21 de julio 1969, Buzz Aldrin caminó sobre la superficie de la Luna con un Speedmaster en su muñeca. Desde ese momento el Speedmaster fue conocido como “The Moon Watch”.

En 1998, nace el cronógrafo Speedmaster X-33, homologado tanto por la NASA como por la Agencia Espacial Rusa. Este modelo forma parte del equipamiento estándar de todos los astronautas.

¿Busca un objeto en particular?
Reciba una alerta en cuanto esté disponible.
Crear una alerta