La historia de Hermès Birkin

Bolsos Hermès Birkin

El modelo Birkin, uno de los bolsos icónicos más demandados de la firma Hermès, vio la luz en 1984. Su nacimiento fue fruto del encuentro fortuito en un avión de Jane Birkin y Jean Louis Dumas, por aquel entonces presidente de la firma Hermès. La célebre cantante y actriz británica era por aquel entonces una madre joven y se quejó durante el vuelo del poco volumen interior y los pocos bolsillos de su bolso de mano. Deseaba un bolso más grande, que fuera elegante y práctico a la vez. De este modo, Jean-Louis Dumas concibió un modelo que respondía a las necesidades de la joven artista y por ello le dio su nombre.

Una de las principales características del bolso Birkin es la de poder llevarse abierto sin mostrar su contenido. Cuenta con dos asas, una sobre cada una de las solapas rígidas cosidas a la parte superior del bolso. Las arandelas metálicas por donde pasan las correas no son cerradas, por lo que estas se pueden quedar sueltas, reafirmando así lo práctico y desenfadado que es este bolso.

El Birkin alcanzo un notable éxito convirtiéndose así en uno de los modelos imprescindibles de la firma Hermès. Se fabrica en numerosos colores y materiales. Son necesarias 25 horas de trabajo para su elaboración, que corre a cargo de un solo artesano.

El bolso Birkin está disponible en cuatro tamaños, 25x19 cm, 30x23 cm, 35x28 cm y 40x31 cm. Si se desea usar como bolso de viaje, también existe una edición de gran tamaño, con una longitud de 50 cm. Están disponibles en una amplia variedad de colores y de materiales, incluso se fabrican modelos por encargo y personalizaciones, para clientas dispuestas a esperar meses o incluso años para sentir el placer de lucir uno de estos bolsos.

¿Busca un objeto en particular?
Reciba una alerta en cuanto esté disponible.
Crear una alerta