La historia de las joyas Fred

Joyas Fred

El creador de la marca, Fred Samuel, hijo de un joyero de Lorena que emigró a Argentina, nació en Buenos Aires en 1908 y la influencia de América Latina será el hilo conductor de su vida y obra.

La firma de joyas Fred está marcada principalmente por el uso de perlas: esas pequeñas bolas de nácar permitieron a Fred Samuel hacerse un sitio en el mundo de la joyería. Las perlas procedentes de Japón se convirtieron en una de las especialidades de Fred, que poseía algunas de las más bellas piezas con un tono ligeramente rosado que hoy se conoce como “color Fred”.

Las piedras de colores juegan también un papel importante en la marca de joyas Fred. La vibrante luz de América del Sur queda perfectamente plasmada gracias a esta pasión por los colores. Esta región del mundo cuenta con un auténtico vivero de gemas extraordinarias como la esmeralda, la aguamarina o la amatista.

El mar, una de las grandes pasiones de Samuel Fred y que supo transmitir a sus hijos a través de la navegación, es un elemento recurrente en las creaciones de la firma. Precisamente, uno de sus hijos tuvo la genial idea de trenzar un cable marino y fijar unos remaches en sus extremos para hacer una pulsera y regalársela a su esposa. De este modo, en 1966 vieron la luz las joyas Fred Force 10 (cuyo nombre hace referencia al tipo de viento).

Entre las colecciones de joyas Fred, las que gozan de mayor prestigio son: las joyas Sinueuse, Baie des Anges o Lucifer, femeninas y encantadoras.

Collector Square presenta una amplia gama de joyas Fred de segunda mano. Joyas sencillas para cualquier ocasión y que duran toda la vida.

¿Busca un objeto en particular?
Reciba una alerta en cuanto esté disponible.
Crear una alerta