La historia de los relojes Chopard

Relojes Chopard

Desde mediados del siglo XIX, Chopard ha sabido mantener una tradición de elegancia y de gran calidad técnica. Chopard es una de las marcas patrocinadoras del Festival de Cannes y sus relojes son únicos por su elegancia y por la experiencia que avala a la firma.

La manufactura relojera de alta precisión Chopard ve la luz en 1860. En un principio, la firma se especializó en relojes de bolsillo y cronómetros.

En 1976, se lanza al mercado la primera colección emblemática de Chopard. Se trata de los relojes Happy Diamonds, en los que los pequeños diamantes móviles se deslizan libremente entre dos cristales de zafiro transparente, alrededor de la esfera. En esta época, Chopard comienza a producir sus relojes de alta gama para hombre exclusivamente en oro.

El primer reloj deportivo de Chopard con correa de cuero nace en 1980: el reloj St. Moritz, hoy en día aclamado por aficionados de todos los rincones del planeta.

1988 es un año importante para la marca: Chopard y la Mille Miglia, una carrera automovilística clásica, firman un acuerdo de colaboración. Chopard crea una colección de relojes Mille Miglia, que combina la relojería de precisión con una estética más deportiva.

Habrá que esperar a 1993 para que llegara la colección para mujer más importante de Chopard, que vio la luz de la mano del reloj Chopard Happy Sport, inspirada en el modelo Happy Diamonds. La colección de relojes Happy Spirit sale al mercado también en 1993, con un diseño contemporáneo de líneas puras.

Collector Square presenta una amplia gama de relojes Chopard de segunda mano. Relojes muy apreciados por coleccionistas y aficionados de todo el mundo.

¿Busca un objeto en particular?
Reciba una alerta en cuanto esté disponible.
Crear una alerta