La historia de los relojes Hamilton

Relojes Hamilton

La marca Hamilton se fundó en 1892 en Lancaster, en pleno corazón de Pensilvania. En la segunda década del siglo XX los accidentes de ferrocarril eran muy frecuentes debido a la existencia de 50 husos horarios diferentes y a los problemas para ajustar los horarios que ello suponía. Con el objetivo de proveer a la comunidad ferroviaria, Hamilton lanzó al mercado una serie de relojes de bolsillo de gran precisión en 1912 y que dotaron de una gran reputación a la marca. Sus aclamados relojes de bolsillo fueron los culpables de que Hamilton fuera declarado en 1914 “Proveedor Oficial de las Fuerzas Armadas Americanas”.

En 1928 ve la luz el reloj Piping Rock de Hamilton, más conocido bajo el nombre de “reloj de los Yankees”, que hizo que la marca Hamilton quedara fuertemente arraigada al estilo americano.

Hamilton detuvo su producción comercial durante la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo de dedicarse plenamente a satisfacer las demandas del ejército americano. De hecho, los cronómetros fueron esenciales para el ejército a la hora de determinar una posición geográfica y sincronizar los tiempos y fueron utilizados como una alternativa a la radio en aquellos sitios donde las señales podían ser interceptadas por el enemigo. Los cronógrafos Hamilton jugaron por tanto un papel de vital importancia en la guerra, durante la cual se fabricaron más de 10 000 cronógrafos, ya que Hamilton era la única compañía que podía desarrollar y producir tal cantidad de cronómetros en un año. La firma Hamilton fue recompensada en 1943 por sus esfuerzos durante la guerra.

En 1951, los cronómetros Hamilton aparecieron por primera vez en el cine, en la película “Luchas submarinas”. Esta película fue solo el comienzo de una larga historia de amor entre Hamilton y el cine.

Hamilton lanzó al mercado en 1957 el primer reloj del mundo impulsado por una batería eléctrica: el reloj Hamilton Ventura, que Elvis Presley llevó puesto en la película “Amor en Hawai” en 1961.

Años más tarde, en 1970, ve la luz el primer reloj digital Hamilton con pantalla LED, se trataba del modelo Pulsar. Al año siguiente, el protagonista sería el modelo Hamilton Pan Europ, uno de los primeros cronógrafos automáticos del mercado.

En 1980, los modelos clásicos vuelven a ponerse de moda y Hamilton produce de nuevo sus modelos fabricados entre 1920 y 1960, como el reloj Boulton y los modelos Ventura, Wilshire y Hamilton Ardmore.

A partir de 2003, los relojes Hamilton incluyen el sello Swiss Made debido al traslado de la producción de Estados Unidos a Suiza. Actualmente, los relojes Hamilton son piezas muy apreciadas por coleccionistas de todo el mundo. El diseño de estos relojes combina a la perfección la precisión suiza con el espíritu americano, haciendo las delicias de los grandes coleccionistas.

Collector Square presenta una amplia gama de relojes Hamilton de segunda mano. Relojes originales y elegantes para toda la vida.

¿Busca un objeto en particular?
Reciba una alerta en cuanto esté disponible.
Crear una alerta